Centros de Maine para el Tratamiento del MesoteliomaEs triste que cientos de ciudadanos de Maine han sido expuestos al asbesto y posteriormente desarrollaron cáncer del mesotelioma u otra enfermedad seria. Aún más triste es que varias personas que han sido expuestas al asbesto desarrollarán estas condiciones y serán diagnosticadas en el futuro. Dada la naturaleza de los efectos del asbesto sobre el cuerpo, puede tardar años o hasta décadas para que una persona muestra señas de la amiantosis, el cáncer del mesotelioma, o de otras enfermedades relacionadas al asbesto.

Afortunadamente, centros para el tratamiento del mesotelioma en Maine y a través de los Estados Unidos están llenos de especialistas que trabajan duro, que son altamente calificados en el cuidado médico, y que tienen experiencia en tratar el mesotelioma. Estos centros de tratamiento del mesotelioma intentan proporcionar un tratamiento comprensivo incluyendo cuidado paliativo, cirugía, quimioterapia, y nuevas opciones innovadoras de tratamiento.

Maine: Cáncer del Mesotelioma y Enfermedades Relacionadas

Entre los últimos años de los setentas y la última parte de la década de los noventas, casi 400 personas en Maine murieron por enfermedades de cáncer de asbesto incluyendo el mesotelioma y la amiantosis. El mesotelioma es una forma de cáncer que afecta la capa protectora del corazón, de la cavidad del pecho, o de los órganos abdominales. La amiantosis, aunque no es cancerosa, es una enfermedad seria caracterizada por la cicatrización de los pulmones. Ambas condiciones son causadas casi exclusivamente por la exposición al asbesto, la cual ocurre cuando las fibras invisibles de esta toxina llegan a ser aerotransportadas y luego son injeridas o inhaladas.

¿Dónde Se Encuentra el Asbesto en Maine?

Por lo menos 84 diferentes sitios de trabajo y edificios públicos en Maine se han enumerado como lugares donde el asbesto ha sido problemático. Éstos sitios incluyen escuelas, edificios viejos e históricos (incluyendo la Casa de Worster en Hallowell), almacenes, y – créalo o no – los hospitales. Además de estos sitios, los molinos de papel, las plantas energéticas, los astilleros, las instalaciones militares, y las fundiciones de hierro en Maine también se conocen sitios donde es posible correr el riesgo de exposición al asbesto.